domingo, 11 de noviembre de 2012

SEMINARIO EN EL CEP: EL ÚLTIMO ROUND POR LA CASEN 2011

La CASEN 2011 comenzó a desmoronarse el 8 de agosto en el Centro de Estudios Públicos, cuando connotados académicos cuestionaron la metodología empleada. Y se convirtió en vendaval el último día de agosto cuando CIPER reveló que la CEPAL había entregado una primera cifra oficial de pobreza de 15%, la que cambió a 14,4% por el sólo efecto de agregar a petición del Ministerio de Desarrollo Social una pregunta: “y11”. Un técnico del MDS dijo a CIPER haberse sentido “usado por el ministro Lavín”. Tras tres meses de acerada polémica y el desplome de la institucionalidad de una encuesta clave para políticas públicas, el CEP cerró el debate graficando uno a uno los errores. .

viernes, 9 de noviembre de 2012

JUAN CARLOS FERES: “SE DEMOSTRÓ QUE LOS ANTECEDENTES QUE ENTREGÓ EL MINISTERIO DE DESARROLLO SOCIAL A LA CEPAL NO ERAN VERACES”

Habla al cierre del duro cuestionamiento que se le hizo desde distintos sectores al ministro y subsecretaria de Desarrollo Social, cuando se supo que habían pedido a la CEPAL –por primera vez- cambiar el cálculo oficial de pobreza. Al revelar CIPER que el primer cálculo arrojaba 15%, y que al agregar –a petición del MDS- la respuesta “y11”, de un sólo plumazo bajó al 14,4%, entregando además testimonios de que el pre-test que avalaba la inclusión no existía, Juan Carlos Feres, el experto de la CEPAL que monitoreaba la pobreza de Latinoamérica desde hace 25 años, renunció de inmediato. En esta entrevista, dice que el mayor daño de todo el debate ha sido a la fe pública.

lunes, 5 de noviembre de 2012

LOS PLANES DEL GOBIERNO PARA RECUPERAR LAS ZONAS QUE EL ESTADO HA ABANDONADO

El récord de las políticas públicas para sectores vulnerables es negativo. CIPER detectó al menos 83 poblaciones de Santiago que han sido abandonadas por el Estado, quedando a merced de pequeñas bandas de microtraficantes que se han hecho del control mediante la violencia y el terror. Además de uno que ya está en marcha, el gobierno tiene en carpeta dos programas que pretenden transformar las políticas a nivel barrial. Para lograrlo y contra el tiempo, deberá revertir más de una década de planes fallidos y poner a prueba su capacidad para ingresar y apropiarse de zonas donde hoy la delincuencia y el tráfico de drogas son la ley.

Por Tábatha Guerra y Juan Pablo Figueroa