miércoles, 20 de mayo de 2015

AL VENDER LAN, PIÑERA HIZO A RN LA MAYOR DONACIÓN LEGAL RECIBIDA POR UN PARTIDO POLÍTICO

Usando la Ley de Transparencia, CIPER pidió al Servel el detalle de los aportes que reciben los partidos políticos fuera del periodo de campaña. La sorpresa la dio Piñera, quien mientras era presidente vendió sus acciones de Lan y dejó atado al comprador, el grupo Bethia, a donar más de $ 2 mil millones a RN. La suma es más de la mitad de lo recibido por todos los partidos en la última década. Aunque ahora se sabe que parte del financiamiento de la política se realiza al margen de la ley, los datos oficiales son reveladores. Cencosud, Quiñenco y Pampa Calichera figuran en la nómina del Servel.




Cuando Sebastián Piñera se desprendió de la propiedad de LAN, lo hizo de forma indirecta. Las más de 40 millones de acciones que vendió a comienzos de mayo de 2010 en una operación que en total le reportó ingresos por US$ 1.500 millones no eran de la aerolínea, sino que de la empresa a través de la cual él la controlaba: Axxion S.A. Todas esas acciones fueron adquiridas por el Grupo Bethia (ver Memoria de Axxion 2010). Fue así que el holding que preside Carlos Heller se quedó con uno de los principales vehículos de inversión del entonces Presidente de la República con el objetivo de comprar su participación en LAN. La transacción, explican en Bethia, no sólo incluía activos, sino que además caja e inversiones financieras para pagar compromisos y pasivos de su antiguo controlador. Entre ellos, donaciones contenidas en la Ley sobre Transparencia, Límite y Control del Gasto Electoral. En otras palabras, por instrucción de Sebastián Piñera, Axxion debía transferir una cifra millonaria a Renovación Nacional (RN). Y así se hizo.

Entre julio y diciembre de 2010, cuando Piñera ya estaba en La Moneda, Axxion hizo nueve donaciones a RN que en total suman más de $2.075 millones. No para el financiamiento de campañas, sino como aportes para el partido en período ordinario. Los recursos que Axxion entregó a RN en esos seis meses constituyen tres cuartas partes de todas las donaciones que el partido recibió entre 2007 y 2015, y dan cuenta del peso que tenía Piñera en el financiamiento de la colectividad.

No fueron los únicos aportes que llegaron a RN desde las empresas vinculadas a Piñera. Ya en 2007, Axxion había entregado $6,5 millones al partido. A eso se suman $12,8 millones que aportó Bancard, $72,6 millones que donó Inversiones Santa Cecilia y $126 millones que transfirió Chilevisión, todos entre 2007 y 2008. Pero el volumen de las donaciones de Axxion en 2010 está muy por encima de lo que normalmente recibe el partido en un año. Sus aportes constituyeron el 72% de los ingresos registrados por RN durante todo 2010 y más de la mitad de todas las donaciones obtenidas por partidos políticos chilenos durante la última década.

La ex ministra Cecilia Pérez, quien es vicepresidente de la fundación creada por Piñera, Avanza Chile, confirmó a CIPER que los aportes de Axxion fueron producto de una cláusula del contrato de venta de acciones entre Inversiones Santa Cecilia, del ex Mandatario, e Inversiones Betlan, del Grupo Bethia. “El Presidente decidió donar parte de las utilidades de esa transacción, las que se dividieron en $2.000 millones para financiamiento de la política, $1.000 millones para instituciones deportivas y otros $1.000 millones para proyectos educacionales”, aseguró Pérez, ex vocera de gobierno de la administración Piñera.

No fue la única donación política hecha por Piñera mientras era Presidente. Un reciente reportaje de CIPER reveló que también ayudó a financiar la campaña de Evelyn Matthei a través de Inversiones Santa Cecilia (ver Los aportes secretos de Piñera a Matthei, y los dineros de Chilevisión a campañas).

El detalle de los aportes entregados a RN por Axxion y las demás empresas relacionadas al ex Presidente forman parte de la respuesta que entregó el Servicio Electoral (Servel) a una solicitud de acceso a información pública que ingresó CIPER en abril, cuando preparaba el reportaje Partidos políticos: las cifras y malas prácticas que gatillaron su peor crisis. Los datos solicitados: detalle de los aportes públicos, reservados y anónimos recibidos fuera de períodos de campaña por todos los partidos políticos a partir de 2003. El resultado: una lista de 267 donaciones por un total de $3.704 millones. El 75,8% de ese dinero proviene de donantes públicos, identificados con nombre y apellido o por razón social. El origen de todo lo demás es secreto.

No todos los partidos figuran en la nómina. Los registros oficiales indican que sólo siete han recibido ingresos vía aportes directos o a través de donaciones reservadas canalizadas mediante el Servel. Además de Renovación Nacional –que es el que concentra la mayor cantidad de dinero recibido–, en la lista figuran el Movimiento Amplio Social (MAS), los partidos Demócrata Cristiano (DC), Socialista (PS), Radical (PRSD), Ecologista Verde (PEV) y la Unión Demócrata Independiente (UDI). Este último es el que domina la lista en cuanto a número de aportes, con 216 donaciones que llegaron a sus cuentas. Salvo una, todas son de carácter reservado.


LOS FINANCISTAS SECRETOS DE LA UDI

A comienzos de mayo, el recién asumido presidente de la UDI, el senador Hernán Larraín, anunció el inicio de una colecta interna para financiar al partido. En el correo que envió a concejales del gremialismo se refería a una situación financiera “complicada (…) producto de una deuda histórica que se ha visto agravada en los últimos meses por los escándalos que todos conocemos”. Según un reportaje de La Tercera, para el domingo 17 de mayo apenas llevaban reunido un millón de pesos. Aunque a través de donaciones reservadas vía Servel, las cuentas son algo más alegres: es el único partido que figura recibiendo aportes este año. En lo que va de 2015, la UDI ya ha recibido $35 millones.

También fue el único partido político que registró ingresos vía aportes privados en 2014. En total fueron $65 millones.

Sede Nacional de la UDI
El origen de todo ese dinero es secreto. Al igual que con el financiamiento de campañas, la ley permite las donaciones reservadas a los partidos políticos en épocas no electorales. El mecanismo para entregar esos aportes es el mismo: a través de una cuenta única que mantiene y administra el Servel, el que se encarga luego de transferir los fondos al respectivo partido. Pero un aporte reservado en período de campaña es distinto a uno entregado en el lapso comprendido entre una elección y otra.

Para que un aporte hecho a una campaña política sea considerado como reservado, tiene que ser superior a las 20 UF y no sobrepasar el 10% del límite de gasto electoral. Tampoco puede superar las 600 UF en elecciones de alcaldes, concejales y consejeros regionales; las 800 UF cuando se trata de diputados y senadores; las 1.500 UF si es un candidato a la presidencia; ni las 3.000 UF cuando el aporte es para un partido político. En cambio, cuando se trata de aportes reservados fuera del período de campaña, el límite es mucho menor: sólo montos entre 20 UF y 100 UF pueden ser reservados. Todas las donaciones por sobre ese tope en período ordinario son públicas y, por lo tanto, el donante debe ser identificado.

En la lista que envió el Servel a CIPER figuran aportes reservados por un total de $883 millones. El PRSD recibió $5 millones bajo esta modalidad, repartidos en tres donaciones entre enero y marzo de 2006. Los $878 millones restantes fueron a parar a la UDI. Lo extraño es que los límites que establece la ley para este tipo de donaciones no corresponden a las cifras que aparecen en los registros oficiales.

Si se considera el tope legal de 100 UF, las donaciones secretas no debieran superar los $2,5 millones mensuales por donante. Sin embargo, de las 215 donaciones reservadas que registra la UDI entre 2005 y 2015, son más de cien las que están por sobre ese monto. La más alta es de $37,6 millones, en enero de 2011.

Desde el Servel explicaron a CIPER que no hay irregularidad en ello. El motivo de que los montos de los registros sean superiores a lo que establece la ley es que todos esos aportes reservados fueron hechos a través del Servel, desde donde cada viernes se envían a los partidos todos los aportes recibidos y acumulados durante la semana. Por lo tanto, los montos que figuran en el documento enviado a CIPER no se refiere necesariamente a donaciones individuales.

Por otro lado, la UDI registra sólo una donación pública en la última década. Fueron $19,7 millones los que donó el 3 de febrero de 2011 la sociedad Inversiones Santa Cecilia S.A. Se trata nuevamente de la sociedad de Sebastián Piñera, quien realizó el aporte a su partido aliado mientras era Presidente (ver nota 2 al final de este texto)


BENEFACTORES CON ROSTRO

El único aporte privado anónimo que registra Renovación Nacional durante la última década es de $228 mil en 2007. Todos los demás son públicos. Y aunque las cuatro empresas vinculadas a Piñera han sido responsables del grueso de los ingresos vía donaciones del partido, no son los únicos donantes. En la lista que el Servel envió a CIPER figuran otras 23 empresas que han aportado al partido que dirige el diputado Cristián Monckeberg.

Aunque son varios los dirigentes de RN que han reconocido que los aportes de su ex presidente, Carlos Larraín, han sido clave para el financiamiento del partido, sus huellas no aparecen en los balances que la colectividad ha entregado al Servel. Tampoco figura de forma directa entre quienes han hecho donaciones públicas al partido, aunque sí hay pistas que lo vinculan. En octubre de 2013, por ejemplo, el estudio de abogados que fundó, Larraín y Asociados, aportó $4 millones a RN. Él dejó de participar activamente en esa sociedad en 2008, cuando asumió la presidencia del partido, pero su hijo sigue siendo socio. En todo caso, según han señalado públicamente dirigentes del partido con sede en avenida Antonio Varas, la mayoría de las transferencias que Larraín ha hecho al partido han sido a través de préstamos y no de donaciones.

Después de los aportes de Axxion, el más cuantioso registrado por RN fue hecho por Cencosud, el gigante del retail que controla el empresario Horst Paulmann: $126 millones en una sola donación, en julio de 2010. Le sigue otra de $120 millones que transfirió en julio de 2009 la Sociedad de Inversiones Pampa Calichera, una de las sociedades cascada que utiliza Julio Ponce Lerou para controlar SQM. Ese mismo año, en septiembre, llegaron a RN otros $70 millones que aportó Celfin Capital, empresa financiera que por entonces controlaban Jorge Errázuriz y Juan Andrés Camus, y que ya se había hecho cargo de algunos contratos del fideicomiso ciego de Sebastián Piñera.

En la lista de aportantes figura también el Grupo Luksic, a través de su matriz Quiñenco, con dos aportes en 2010 que suman casi $33 millones. Con otros $30 millones donados en junio de 2009, también integra la nómina la filial de ingeniería y construcción del holding Echeverría Izquierdo, que preside el ex intendente metropolitano y fugaz ministro de Energía durante el gobierno de Piñera –duró apenas tres días en el cargo–, Fernando Echeverría. Entre las otras empresas que completan la lista figuran la Unión de Partidos Latinoamericanos con un aporte de $ 556 mil y las pesqueras El Golfo e Itata, que juntas suman más de $24 millones y que hoy están vinculadas con el financiamiento ilegal de la política (ver reportaje de CIPER).

Además de RN, son dos los partidos que entregan información sobre sus financistas externos. Uno es el Partido Radical, que en 2010 recibió poco más de $10,5 millones de parte del actual ministro de Defensa, José Antonio Gómez. El otro es la Democracia Cristiana, que en enero de 2011 recibió $6 millones de la sociedad Inversiones e Inmobiliaria Círculo Azul S.A., una empresa creada en 2005 por el ex diputado Waldo Mora junto al ex ministro Patricio Rojas, el actual subsecretario de Relaciones Exteriores Edgardo Riveros, el contador Carlos Conejeros y el padre del ex presidente del Banco Central, José de Gregorio Aroca.

El MAS, cuyo único representante en el Congreso es el senador Alejandro Navarro, registra aportes anónimos en 2010 por un total de $5.136.000. El mismo tipo de donaciones registra el Partido Socialista, aunque en 2013 y por poco más de $3,6 millones. El Partido Ecologista Verde declaró ante el Servel ingresos anónimos por $1.400.000.


REGISTROS QUE QUEDARON EN BLANCO

A comienzos de abril, La Tercera publicó un reportaje que dio a conocer la empresa Asetec, una sociedad que RN ha utilizado como vehículo para recaudar y gestionar fondos para el partido a través de la venta de “informes políticos” y de “coyuntura” a diversas empresas, y que ha recibido millonarios pagos de SQM. Es una entidad recaudadora con fines políticos, y debiera estar registrada como tal. Pero no es así.

La ley establece que “los partidos políticos podrán formar entidades recaudadoras, cuyo único giro será el de la recaudación de donaciones y cotizaciones, con el objeto de ponerlas a disposición del partido que las hubiere formado, para el pago de sus gastos normales de funcionamiento”. Dichas entidades debían registrarse en el Servel e informarle mensualmente sobre los aportes recibidos. CIPER también solicitó copia de esos registros.

El 3 de noviembre de 2003, el Servel habilitó un libro de 504 páginas titulado Registro de Entidades Recaudadoras de Partidos Políticos. Sólo contiene dos registros, en una página y escritos a mano: el PRSD, que se inscribió a sí mismo en julio de 2004, y el “Tesorero Nacional del Partido Demócrata Cristiano”, registrado en septiembre de ese mismo año. Ninguno ha reportado ingresos desde entonces.

Lo mismo ocurrió con el Registro de Institutos de Formación Política que implementó el Servel. Ese tipo de instituciones también están habilitadas por ley para recibir donaciones públicas, reservadas o anónimas, al igual que los partidos. Y sus ingresos también deben ser reportados al Servel. Varios partidos cuentan con institutos de este tipo. El PS, por ejemplo, tiene al Instituto Igualdad y su Escuela de Formación Política ‘Carlos Lorca Tobar’. RN, a través del Instituto Libertad, tiene su proyecto Forjadores del Futuro. Pero ninguno de ellos figura en los registros. En el libro del Servel, sólo una de las 500 páginas está escrita: la Fundación por la Democracia, del PPD, es el único Instituto de Formación Política registrado en Chile (ver respuesta del Servel).


Nota de la Redacción:
1) En la versión original de este reportaje, se publicó por error que la donación hecha por la entidad identificada en el documento del Servel como UPLA correspondía a la Universidad de Playa Ancha. Tras verificar la información, CIPER confirmó que se trataba de la Unión de Partidos Latinoamericanos. Lamentamos cualquier inconveniente por el error mencionado.
2) Originalmente este artículo mencionaba al empresario José Yuraszeck como posible donante de la UDI, debido a que es dueño de una sociedad llamada Santa Cecilia Limitada. Con posterioridad, CIPER pudo confirmar con el Servel que la firma que donó a ese partido fue Inversiones Santa Cecilia S.A., propiedad de Sebastián Piñera.

Publicado originalmente en CIPER (20/5/2015)

No hay comentarios: