miércoles, 13 de noviembre de 2013

¿BOMBAS DE EXPORTACIÓN? CHILENOS ABSUELTOS DEL “CASO BOMBAS” CAEN EN ESPAÑA POR ATENTADOS


El miércoles 2 de octubre, a diez minutos de que comenzara la misa de las 14:00, una bomba estalló en la basílica de Nuestra Señora del Pilar, en Zaragoza, España. Según publicó ese mismo día la edición de Aragón del diario Heraldo, cuando el artefacto explotó había en el lugar cerca de 50 personas: al menos dos grupos de estudiantes de un colegio de Valladolid y otro de Zaragoza, además había turistas y feligreses. Y también, dos monaguillos. Fue "una explosión infernal, se ha movido todo, han retumbado los cristales y todo se ha parado", dijo entonces una mujer, quien agregó: "Ha sido un susto morrocotudo".


La policía llegó de inmediato y evacuó el lugar. Cerraron el templo, la plaza de El Pilar, los estacionamientos subterráneos y el paseo posterior a la basílica. El País consignó que la bomba había sido pequeña, de confección casera, hecha con un pequeño balón de gas para cocinillas de camping, muy similar a otra que en febrero de 2013 había sido colocada en la Catedral de La Almudena, en Madrid. Esa vez, no alcanzó a estallar: la policía española desactivó el artefacto explosivo, compuesto por un despertador, 1.200 gramos de pólvora negra prensada, el balón de gas de camping y cerca de un kilo de tornillos.

En Zaragoza, la historia fue distinta y nadie logró impedir que la bomba estallara. Varios asientos terminaron destrozados, y el órgano tuvo que ser desmontado y reparado, aunque nadie terminó con lesiones ni daños.

Ambos atentados fueron cometidos por el mismo grupo: el Comando Insurreccional Mateo Morral, una célula que lleva el nombre del anarquista que atentó contra el Rey Alfonso XIII en 1906 y que considera el templo de El Pilar como "uno de los principales símbolos y punto de encuentro del fascismo" (ver comunicado publicado en La Gaceta).

La historia de ambos atentados no habría tenido ningún impacto en Chile si no fuera porque esta madrugada la policía española detuvo a los supuestos culpables en Barcelona. Cinco personas cayeron. Aunque según publicó 20 Minutos.es, la mayoría de sus integrantes eran jóvenes madrileños que formaban parte de grupos anarquistas radicales como la Cruz Negra Anarquista o el Bloque Negro, ninguno de los detenidos es español. En cambio, los supuestos responsables serían una italiana, un argentino y tres chilenos.

De estos últimos, dos habrían sido los autores directos del bombazo en Zaragoza. Según aseguró el ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz, ambos formaban parte de un comando anarquista muy bien organizado, "extremadamente peligroso" y con fuertes conexiones internacionales. Sus nombres no son desconocidos en Chile: Francisco Javier Solar Domínguez (alias “Cariñoso”, cuyo pasado de tenista y alumno del Sagrado Corazones de Manquehue es destacado en El Semanal Digital) y Mónica Andrea Caballero Sepúlveda (apodada “Moniquita”). Los dos formaron parte del grupo de personas acusadas y luego absueltas por supuestamente haber puesto cerca de 30 bombas en distintos puntos de Santiago entre 2006 y 2009; el llamado “Caso Bombas”.

Según el comunicado oficial que emitió el Ministerio del Interior español, en la operación que realizó la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía, colaboró también la Policía de Investigaciones de Chile, la PDI. Allí también se presenta un perfil de Solar y Caballero según los antecedentes que aportó el Ministerio Público chileno. Del primero se dice que “intervino directamente en la manipulación de artefactos explosivos e incendiarios, así como en su fabricación y posterior colocación”. De ella, la “Moniquita”, señala que se le imputaron los delitos de asociación ilícita de carácter terrorista en calidad de integrante y de colocación de artefacto explosivo de carácter terrorista en grado consumado. También señala que ambos llegaron a España “tras un procedimiento penal en el que fueron absueltos por un error procedimental, y fijaron su residencia en Barcelona”.

Tras las detenciones, el ministro del Interior chileno, Andrés Chadwick, telefoneó a su homólogo español para felicitarlo. “Algo de razón teníamos en el caso Bombas”, dijo Chadwick el ministro del Interior, Andrés Chadwick, telefoneó para felicitar a su homólogo español, Jorge Fernández Díaz. “Algo de razón teníamos en el caso Bombas”, dijo Chadwick, quien también señaló que el gobierno evaluará si los nuevos antecedentes permiten reflotar el Caso Bombas (escuchar declaraciones I y II).

Los cinco detenidos declararán el viernes 15 de noviembre ante el juez de guardia de la Audiencia Nacional, acusados de provocar estragos terroristas.


Publicado originalmente en CIPER (13/11/2013)

No hay comentarios: