miércoles, 17 de agosto de 2011

LA NOCHE EN QUE LOS ESTUDIANTES LE DIERON RATING A TVSENADO

Desde un principio, se dijo que de la reunión de anoche no saldrían soluciones. La cita de la Comisión de Educación del Senado, donde participaron como invitados los principales líderes del movimiento estudiantil, era sólo una sesión normal de trabajo para discutir una posible reforma a la Ley de Universidades. El tema central fue precisamente el que saca más ronchas en el gobierno: el lucro en la educación.



El tema es sensible en el oficialismo. Hoy El Mostrador publicó una nota donde señala que la Universidad Autónoma, cuyo dueño es el reemplazante de Felipe Bulnes en el Ministerio de Justicia, Teodoro Ribera, fue la tercera universidad con más ganancias en 2009. Además, si el Presidente Piñera sacó a Joaquín Lavín del Ministerio de Educación para poner a Bulnes, fue precisamente por las dudas que presentaba su pasado con la Universidad del Desarrollo y sus evasivas para responder una simple pregunta: ¿ganó plata con ella?

Pero la reunión de anoche fue también el primer paso para la creación de una eventual mesa de diálogo para alcanzar un acuerdo. Por eso, era esencial que los estudiantes expusieran sin tapujos sus demandas y posturas. Eso fue lo que hicieron. A juicio del sitio web Sentidos Comunes, lo de los estudiantes fue “una cátedra” a los senadores que participaron en la reunión, convirtiendo la del 16 de agosto en la noche en que los chilenos que no tienen cable se olvidaran de los comerciales que hablan de partidos de fútbol, películas y series gringas, y ansiaran tenerlo sólo para ver la señal de TVSenado.

Fueron, probablemente, las cuatro horas que más rating ha tenido hasta ahora el canal.

-Si el Estado nos pregunta hasta cuándo vamos a estar movilizados, le respondemos que en México estuvieron nueve meses, en Argentina fueron 10 y Nicaragua estuvo un año y medio. No creo que Chile sea la excepción y lo hagamos en dos o tres meses. En ese sentido, lo tenemos bien asumido: si tenemos que perder el año haciendo esto, lo vamos a hacer –dijo Patricio Araujo, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Arturo Prat, cuando le tocó hablar.

Para ese momento, la discusión, que era más una exposición unilateral en la que los dirigentes del movimiento hablaban ante los integrantes de la comisión que permanecían en silencio, ya había subido de tono. El mismo Araujo había dicho que no aceptarían en la mesa “la presencia de congresistas que no han sido electos democráticamente”. Su frase tenía un destinatario claro: la ex vocera del gobierno y ahora senadora, Ena Von Baer, que miraba desde el otro lado de la mesa sin decir palabra alguna.

Después de Araujo, la presidenta de la FECH, Camila Vallejo, cogió el micrófono. Entonces, la más mediática de los dirigentes, se refirió al antiguo modelo que garantizaba la educación gratuita y que acabó durante la dictadura. Sobre el modelo actual, Vallejo dijo que “ya perduró lo que tenía que perdurar”.

-Hoy tenemos un sistema perverso. No constituimos un país libre porque el endeudamiento es una especie de esclavitud. No es opcional. Yo no escojo el crédito: si lo tomo es simplemente porque no puedo pagar. Lo que esto produce es desigualdad –dijo.

La intervención más recogida por la prensa hoy fue la del presidente de la FEUC, Giorgio Jackson. Con datos duros, expuso claramente cómo se manejan las universidades que lucran bajo una lógica exclusivamente comercial. Habló de instituciones que no cuentan con plantas docentes consolidadas ni inversión en investigación, de los millones que cada año los establecimientos de educación superior destinan a hacer publicidad para captar más y más alumnos, de los aranceles y el co-pago, de los planteamientos del académico Fernando Atria, y de cómo el Estado estaría saneando su responsabilidad moral con sus propuestas, las que a su juicio van en la dirección correcta, “pero obviamente son el primer paso”.

-Creemos que es un imperativo moral pasar esta Ley. Que pase no sólo por el Senado, sino que también por la Cámara de Diputados, y que definamos una hoja de ruta en la que el Estado sea garante de derechos y no de bienes de mercado –argumentó Jackson al terminar su exposición.

Después hablaron otros dirigentes, entre ellos Gastón Urrutia, de la Universidad del Bío Bío. Se refirió a la represión de los Carabineros, a la democracia y, entre otros temas, a la “traición” de la que fueron víctima los estudiantes después del movimiento de 2006. Él también se refirió al lucro y la calidad en la educación y le preguntó, en medio de su intervención, directamente a Von Baer sobre cómo ella distingue entre un colegio de mejor o peor calidad. La cámara enfocó a la senadora. Ella no dijo nada. Urrutia esperó unos segundos. Nada. Él insistió. Von Baer sonrió. El dirigente estudiantil continuó:

-Si esto es una comisión de educación, creo que se tienen que manejar los elementos mínimos de conocimiento, así como lo hemos mostrado nosotros los estudiantes en estas intervenciones –señaló Urrutia poco antes de que acabara la sesión.

A medida que avanzaba la reunión, las redes sociales se encendían cada vez más. Quizás sea cierto lo que escribió el twitero @aharombour: “Si fueron capaces de darle rating a TVSenado, los estudiantes pueden hacer cualquier cosa”.

Publicado originalmente en CIPER (17/8/2011)

No hay comentarios: