lunes, 30 de mayo de 2011

CIPER COMIENZA UNA NUEVA ETAPA COMO FUNDACIÓN

Después de cuatro años de existencia, este jueves CIPER dio inicio formal a una nueva etapa, ahora convertido en la primera fundación de periodismo sin fines de lucro en el país. La ceremonia tuvo lugar en la casa central de la Universidad Diego Portales, donde la presidenta de la Fundación CIPER, Mónica González, y dos de sus directores, Carlos Peña y Rosental Alves, resaltaron la importancia de este paso, que consolida un nuevo modelo de periodismo. 


“Todo partió como un sueño”, contó el periodista Pedro Ramírez en el video que dio inicio a la ceremonia en que se lanzó la Fundación CIPER y en el que se resumió la historia y el trabajo de este centro de investigación periodística desde su nacimiento, en mayo de 2007. En el salón Manuel de Salas de la Casa Central de la Universidad Diego Portales (UDP), CIPER se presentaba como la primera fundación de periodismo sin fines de lucro en el país.
El directorio de la nueva fundación lo preside la directora y fundadora de CIPER, Mónica González, y lo componen el director del Centro Knight para el Periodismo en las Américas y miembro de la Junta Directiva de Global Voices, Rosental Alves; el director del Departamento para el Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Nicolás Eyzaguirre; el rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña; el presidente de la Asociación Nacional de la Prensa, Álvaro Caviedes; el gerente corporativo de Estudios y Negocios de Copesa, Ricardo Avello; y el gerente de Administración y Finanzas del mismo grupo periodístico, Jorge Valenzuela.
El modelo implementado, según Rosental Alves, “no es sólo la llegada de un nuevo medio, sino que es un arreglo de la manera en cómo lidiamos con la información”.
-Estamos en medio de una revolución comunicacional como pocas veces tuvo la humanidad. Se está creando un ambiente mediático bastante diferente del que había el siglo pasado. Y es en ese contexto que nace CIPER. Esa oportunidad sólo los visionarios la pueden tener –dijo Alves en la ceremonia.
En la mañana, al arribar a Chile, Alves escribió en su cuenta de Twitter que CIPER es el ProPublica de Latinoamérica, en referencia al centro de investigación de Estados Unidos que desde su creación en 2008 ha seguido una filosofía basada en el valor del periodismo de calidad para el desarrollo de la democracia, lo que ya lo ha llevado a obtener dos premios Pulitzer. Para él, la nueva etapa en la que entra CIPER, ahora como fundación, es la consolidación de una estructura para el futuro del periodismo no sólo en Chile, sino que en toda la región. Dijo que “es un nuevo modelo, un nuevo pensar”. Y sobre la comparación con el exitoso medio norteamericano, en la ceremonia se corrigió a sí mismo.
-ProPublica es el CIPER de Estados Unidos –aseguró.
En el video que abrió la ceremonia, Pedro Ramírez recordó la génesis de CIPER, cuando Mónica González le preguntó a él y a otro grupo de profesionales que habían quedado sin trabajo luego del cierre del Diario Siete, cuál sería su proyecto ideal. Entonces surgieron varias ideas. Se habló de las ganas de ejercer un periodismo independiente, sin ataduras, de calidad y con rigurosidad. Algunas se veían realizables, otras no tanto. Ese fue el primer esbozo, los primeros lineamientos de lo que después se transformó en un nuevo modelo de hacer periodismo en Chile.
Fue a comienzos de 2007 que Mónica González le presentó el proyecto al entonces presidente de Copesa, Álvaro Saieh, quien había financiado en un 50% el desaparecido Diario Siete. Saieh hizo unos cálculos en un papel. Al final, tomó su calculadora, sumó y dijo: “¡Vamos, yo lo financio. Esto me gusta!”.
Entonces empezó el trabajo y ese “sueño” del que hablaba Pedro Ramírez comenzó a materializarse, con el apoyo también de instituciones internacionales, como la Open Society Foundation y la Fundación Ford. Pero para Andrea Vial, directora de la Escuela de Periodismo de la Universidad Alberto Hurtado y maestra de ceremonia este jueves, ese anhelo no era exclusivo de los periodistas que conformarían CIPER.
-Tener un periodismo con los estándares de calidad que ha mostrado CIPER en estos cuatro años es también el sueño de toda sociedad. Es probablemente uno de los aportes más saludables del periodismo nacional en temas tan importantes como el fortalecimiento de la democracia –dijo.
Carlos Peña, rector de la UDP y también director de la fundación, reforzó la idea en su discurso:
-Las democracias fructifican cuando hay luz y se marchitan cuando hay opacidad o sombras. Y CIPER ha mostrado, todo este tiempo, cuánta luz es capaz de echar sobre nuestra vida pública el periodismo cuando se lo ejerce con conciencia de sus deberes y sin mirarle la cara a nadie (…) Por eso cuando surge un medio como CIPER, un medio que ha logrado eso que entre nosotros es casi un milagro –sacudirse cualquier dependencia o atadura, para quedar entregado nada más que a sí mismo y a su propia responsabilidad– no cabe más que alegrarse y , por supuesto, agradecer a todos quienes con conciencia cívica se propusieron sostenerlo hasta que, como ocurre hoy día, comienza a andar con sus propios pies.
La directora de CIPER y presidenta de la nueva fundación, Mónica González, fue la última en hablar, destacando la importancia que tiene el paso recién dado:
-No creí que iba a asistir a este día. Recién esta mañana me di cuenta: es ponerse los pantalones largos. Este ha sido un camino largo, duro. Y pensé en la gente que no está y que trabajó duro para ver este día y me sentí muy privilegiada –dijo al comenzar a hablar.
Mónica González agradeció a Copesa, no sólo por el financiamiento al proyecto, sino además por la confianza depositada, por el respeto. Pero también dijo que CIPER no debe ser el único depositario de ese respeto, que lo ideal sería que surjan más proyectos como éste y más empresarios dispuestos a entregar la libertad de trabajo que CIPER ha gozado y más periodistas “que en grupo dejen de lloriquear y asuman la tarea maravillosa de construir, luchando por crear nuevos horizontes, por empujar las líneas de esos horizontes”.
Para Mónica González, este es un nuevo tiempo. No uno donde se anuncian cataclismos ni tiempos graves, sino que uno donde la gente busca ser tratada como igual, ser respetada. Para eso, se necesita información y que ésta llegue a los ciudadanos.
Antes Peña había dicho que la libertad de expresión no sólo se amaga cuando mediante la coacción o las amenazas se silencia a alguien, sino que también “cuando los medios callan lo que, de acuerdo a sus deberes, debieran decir; cuando la flojera o el interés los hace desentenderse de ciertas cosas”. Cuando lo que es de claro interés público es omitido.
CIPER ha intentado romper con eso. Según su directora, “el producto de CIPER pretende responder a los miedos y preguntas de la calle. Lo que estaba ahí y no se quería ver. Porque cuando sabes, cuando te informas, lo que haces es ser un poco más libre. Y nosotros, modestamente, hemos querido aportar a eso para que la gente sepa y entienda, pero también para que el poder que sea, del color que sea, sepa que vamos a estar aquí, no por espionaje ni como inteligencia, sino como periodistas”.
Ahora, el compromiso en esta nueva etapa es a continuar con ese esfuerzo y ese apego a la rigurosidad.

*Vea también la presentación de Carlos Peña: CIPER: un medio sin ataduras
Publicado originalmente en CIPER (27/5/2011)

No hay comentarios: