viernes, 15 de abril de 2011

FISCALÍA DE COLINA PRESENTA ACUSACIÓN CONTRA SACERDOTE DEL LICEO ALEMÁN DEL VERBO DIVINO

El caso del sacerdote de origen filipino Richard Joey Aguinaldo presenta varios de los vicios que se han repetido en las historias de religiosos involucrados en abusos a menores: acusado de abusos contra dos niños de prekinder, fue protegido por su congregación cuando lo buscaba la policía y el arzobispado no investigó el caso, aunque recibió la denuncia de los padres de uno de los menores. Después de más de un año de investigación, la Fiscalía de Colina juntó los antecedentes necesarios y esta semana presentará la acusación contra el religioso.



Cuando la policía lo buscaba, al sacerdote filipino Richard Joey Aguinaldo lo ocultaron. Fue en una propiedad de la Congregación del Verbo Divino en la localidad de Huaqui, cercana a Los Ángeles, en la Región del Bío Bío. Lo buscaban por las acusaciones de abusos sexuales en contra de niños del colegio donde trabajaba: el Liceo Alemán del Verbo Divino, en Chicureo.
A principios del año pasado, CIPER investigó el caso y develó cómo el religioso fue protegido por las autoridades del colegio –especialmente por su director, el sacerdote Herbert Becker– y su congregación para evitar su arresto. De hecho, aunque en un principio el colegio se había comprometido a destinar su equipo jurídico para la familia denunciante, después ese mismo equipo fue el encargado de defender al sacerdote.
El reportaje que publicamos en mayo de 2010, también demostraba cómo los padres de una las víctimas se acercaron hasta el entonces arzobispo de Santiago, el cardenal Francisco Javier Errázuriz, pero de él sólo obtuvieron un pan de pascua y una promesa de profundizar la investigación y apoyarlos durante el proceso. Tras esa reunión, de las autoridades eclesiásticas no supieron más hasta tres meses después, cuando el obispo Fernando Chomalí les informó que la Iglesia no haría nada.
Cuando CIPER le solicitó una entrevista al obispo Chomalí, él sólo se remitió a responder a través del director del Departamento de Opinión Pública del arzobispado, Ramón Abarca: “Todo lo referido a este tema está en manos de la congregación del Verbo Divino, porque el arzobispado tiene tuición para investigar a las instituciones y religiosos diocesanos, pero no a las congregaciones que dependen directamente de Roma”.

Acusación y audiencia

Antes de que la familia se reuniera con Errázuriz para intentar llevar la denuncia hasta El Vaticano, la justicia chilena ya se había hecho parte del caso. Después de que Joey Aguinaldo fuera detenido, fue formalizado y se ordenó su prisión preventiva. Pero la Quinta Sala de la Corte de Apelaciones accedió el lunes 17 de mayo de 2010 a la solicitud de la defensa del sacerdote y le cambió la medida por arresto domiciliario. Fue uno de los momentos más difíciles para la familia del niño abusado.
-La justicia avanza lentamente gracias a los esfuerzos de los propios niños, que se han debido exponer a largas y agotadoras sesiones de peritaje que permitan esclarecer los hechos ocurridos en el colegio –declararon los padres de uno de los niños en una carta que publicó CIPER hace un par de semanas.
Esta semana la Fiscalía de Colina decidió presentar acusación en contra de Joey Aguinaldo, por los delitos de abuso sexual y amenazas en contra de dos niños de prekinder del Liceo Alemán del Verbo Divino de Chicureo. La Fiscalía solicita una pena de poco menos de ocho años de cárcel. El próximo 24 de mayo se realizará la audiencia preparatoria de juicio oral ante el Juzgado de Garantía de Colina.
Publicado originalmente en CIPER (14/4/2010)

No hay comentarios: