domingo, 3 de octubre de 2010

CHILE EN LA WEB: LOS MEDIOS ELECTRÓNICOS AL FIN DEL MUNDO

Hasta hace unas pocas semanas, casi nada se sabía de los 32 presos mapuche que estaban en huelga de hambre en el sur de Chile. Todos ellos habían sido detenidos por delitos atribuibles a la Ley Antiterrorista y, aunque eran civiles, sus causas eran vistas por tribunales militares. Su protesta aún está vigente y busca no el sobreseimiento de sus casos, sino un proceso judicial como a cualquier otro chileno en la justicia ordinaria.

Dejando de lado la discusión de si eso es válido o no para personas que han atentado contra la propiedad y no contra la vida de otros, lo cierto es que parecía no ser noticia. Los medios tradicionales estaban obnubilados con lo que ocurría al otro lado del país y no escatimaban recursos en enviar periodistas y camarógrafos a la mina San José, en el desierto de Atacama –el más árido del mundo- donde 33 mineros habían quedado atrapados por un derrumbe a 700 metros de profundidad. Ahí había de todo lo que genera rating: drama, poder, negligencias y políticos dispuestos a hablar ante las cámaras. Lo que ocurría en las cárceles del sur ocupaba un lugar mínimo en la agenda mediática. Al menos, la de los diarios y los noticieros de televisión. Pero en Internet, la cosa era distinta.



Las noticias sobre los mapuches en huelga de hambre, que para el 9 de septiembre ya llevaban 60 días sin ingerir alimento alguno, sí habían sido mencionadas pero muy a la ligera en diarios y noticieros. Pero la cobertura como corresponde apareció primero en algunos blogs. Luego medios pequeños en la web empezaron a cubrir lo que allí pasaba. Las páginas de las radios tomaron la noticia y algunos sitios independientes profundizaron y llevaron el tema a un lugar primordial en la agenda. Ahora, en todos lados se habla de los mapuche huelguistas. Incluso el 9 de septiembre, cuatro diputados de oposición se sumaron a la huelga para presionar al gobierno y así reformar la Ley Antiterrorista.

Actualmente en Chile casi todos los medios tradicionales tienen su versión online. Los periódicos, los canales de televisión y las radios han encontrado en la web un espacio propicio para difundir la información en un formato distinto y grupos informativos independientes lo han aprovechado para desarrollar proyectos a bajo costo y de calidad. El escenario es propicio, si se considera que Chile es el país de Latinoamérica con mayor penetración de Internet.

Una investigación realizada por la Facultad de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Cámara de Comercio de Santiago, determinó que el 48% de los chilenos tiene acceso a contenidos online. Y aunque los medios electrónicos no sean aún las páginas más concurridas –Google y Facebook aún están al tope-, según la primera encuesta de Consumo de Medios Online que se realiza en el país, el 82,5% de los encuestados opta por contenidos noticiosos y de actualidad. La Asociación Chilena de Agencias de Publicidad (ACHAP) anunció que la inversión publicitaria en medios online durante 2009 creció en un 18,3%, alcanzando los 24 millones de dólares. Este año, de acuerdo a sus estimaciones, el crecimiento debería estar alrededor del 6,5%.

En Chile, que desde hace unas semanas se transformó en el primer país en contar con una ley que garantiza la neutralidad en Internet, los medios digitales están quizás en su mejor momento.

Entre los mejores de la clase

El estudio que realizó el Consejo Nacional de Televisión en 2008 pretendía definir el estado actual del medio de comunicación que durante las últimas décadas había sido el más consumido. La sorpresa fue que desde 2005, si bien la radio y la televisión aún son los formatos favoritos de los chilenos, su consumo diario viene en descenso frente a un aumento de casi un 100% en el uso de Internet. Quizás se deba a que en esa plataforma se encuentran todos los demás en un solo lugar.

Los medios online se han ido desarrollando cada vez más en un sistema multimedia. Los diarios ya no sólo presentan textos y fotografías en sus versiones web, sino que se han abierto al complemento con audios, videos e infografías interactivas que acercan los contenidos a las audiencias y genera con ellos comunidades. Lo mismo ha ocurrido con los sitios de las radios y los que sólo se han desarrollado en el área digital: muchos mezclan videos, audios y textos para hacer una cobertura noticiosa más completa. Para muchos, lo más rescatable de ellos es que han aprovechado el uso de las tecnologías para mejorar la actividad periodística.

Durante 2009, la Universidad Alberto Hurtado consultó a editores y periodistas de distintos medios de comunicación para evaluar el estado del periodismo en Chile. En una escala de 1 a 7, los medios digitales obtuvieron la segunda calificación más alta –sólo después de la radio-, un 5,3. Lo mismo pasó al evaluar la calidad de la cobertura noticiosa: los medios online aparecen por sobre la televisión, las revistas y los diarios.

La mayoría de los consultados considera que Internet ha sido beneficioso para el periodismo, principalmente porque sirve como herramienta de investigación, genera mayor inmediatez informativa y democratiza la industria de los medios. De hecho, son precisamente los de mayor afluencia en Internet los que son considerados como más liberales. Aunque la mayoría está ligado de una u otra forma a los medios tradicionales que, paradójicamente están al otro lado de la balanza.

De Internet a la realidad

Hace un par de semanas, Coquimbo, una ciudad en la IV Región, sonó en varios rincones del mundo. En la Gobernación se había distribuido un instructivo que impedía a las mujeres que trabajan allí usar faldas cortas, escotes y pantalones ajustados. El Observatodo, un sitio web que forma parte de una red de diarios ciudadanos que sólo circulan en Internet, puso la alarma. En cosa de minutos todos los medios hablaban de la medida. Incluso en sitios web de medios internacionales. Al día siguiente, el intendente revocó lo que decía el documento.

La fuerza que han tomado algunos sitios web ha marcado pauta de lo que pasa en el país. Hasta hace poco, si una información no provenía de un diario o de la televisión, prácticamente no eran tema. Pero eso ha cambiado. Y hay dos medios que están a la cabeza de ese cambio.

En 2008, el Centro de Investigación Periodística Ciper (http://ciperchile.cl), dedicado al periodismo de investigación denunció una serie de irregularidades en una licitación pública del Registro Civil que se tradujo en una estafa por más de US$80 millones. Uno de los asesores del director del servicio y principal artífice de la licitación era además asesor de Tata, la empresa multinacional que se la adjudicó. Eso significó la destitución de toda la plana directiva del servicio y la cancelación del proceso. Muchos terminaron presos. Y hace sólo unos meses, el mismo día que el gobierno nombró al gobernador de Bío Bío, el diario online El Mostrador (http://elmostrador.cl) publicó que el nuevo funcionario había ayudado a lavar dinero en Colonia Dignidad, el reducto que durante décadas fue liderad por el ex nazi y pederasta Paul Schäffer.

Publicado originalmente en Distintas Latitudes (2/10/2010)

No hay comentarios: